Los primeros meses de vida de un bebé suelen suponer un ir y venir de regalos, normalmente ropita y cosas de todo tipo para su cuidado (al menos ese fue nuestro caso). Y fue precisamente ese momento en el que nos decidimos a poner en marcha las ideas que se nos pasaban por la cabeza. Desde hacía mucho tiempo teníamos la ilusión de ser partícipes de temas relacionados con los bebés y como decía, no fue hasta el nacimiento de nuestra hija cuando trasladamos una ilusión en algo más concreto, que fue la creación de Mofletudos. 

 

Cuando volvimos del hospital y comenzó la nueva etapa de ser un miembro más en la familia, alucinamos con la cantidad de pañales y evidentemente de los residuos que generábamos. Ello nos llevó a investigar un poquito más en el tema y acabamos viendo que los periodos que tardan en descomponerse un pañal y toallitas, son extremadamente altos (200 y 500 años aproximadamente, en función del tipo y marca del pañal) así que comenzamos a buscar alternativas.  Fue ahí cuando descubrimos que existían pañales desechables cuyo impacto en el medio ambiente era bastante menor y además, elaborados sin cloros y demás elementos tóxicos para la piel de los bebés. Una cosa llevó a la otra y nos pasó algo parecido con la ropa que le poníamos. Normalmente en todas partes te recomiendan que trates de usar ropa de tejidos naturales al menos durante los primeros meses de vida de los bebés por el hecho de que su piel aún es inmadura y muy sensible ante todos los productos químicos que nos rodean. Pues flipamos cada vez que íbamos a comprar ropa o cosmética (gel, champú, …) para ella ya que no siempre era tan natural como se suponía y comprobamos que casi todas las cosas llevan mil ingredientes, que menos saludables, son cualquier cosa.

 

Así que de buenas a primeras, nos liamos la manta  a la cabeza y decidimos preparar canastillas de bebé lo más naturales posibles. Dentro de la variedad de canastillas que preparamos, hay desde las que contienen solo productos 100% orgánicos a las que incluyen ropa, cosmética u otros elementos que si no son ecológicos, al menos sí estarán realizados a base de productos naturales.  

 

Nos encanta dar a conocer alternativas a los productos tradicionales, que no solo contribuyan a no dañar tanto el medio ambiente sino también a cuidar y proteger la piel de los más pequeños.

 

Por cierto, el nombre de Mofletudos viene casi por imposición ya que todos en casa tenemos unos buenos mofletes.